La razón de estar aquí

Podría enumerar una gran cantidad de razones para justificar el hecho de estar aquí, escribiendo estas palabras y pensando lo que pienso… consideré hacerlo… pero nunca terminaría.

La razón de estar aquí es simple;

Como todo ser que habita este planeta nací y crecí, como todo ser humano aprendí a hablar, caminar y correr.

A lo largo de mi camino he tenido matrimonios, parejas e hijos, mascotas y pasiones, trabajos y compañeros, amigos y maestros…

Recorrí cielos y vías y carreteras; crucé el mar y la frontera del idioma; he admirado monumentos construidos por el hombre y paisajes creados por la naturaleza… que quitan el aliento, he escuchado himnos y apreciado óperas, disfruto del jazz tanto del rock, de Beethoven y de Vangelis, he sido testigo de tragedias y de heroísmos.

Leí decenas de libros y ensayos… busqué respuestas a preguntas que nunca formulé, igual que tú… igual que todos… pero en ningún sitio me encontré.

Ahora estoy en casa, después de tantos años al fin llegué, sí, una sencilla mansión de 45 metros cuadrados, un castillo el cual comparto con mi perro Ringo… y es aquí, en el umbral de mi vejez, que comienzo a encontrarme.

Ya no busco motivaciones externas, no pretendo complacer a nadie… solo a ese niño que me ha acompañado por tantos años acurrucado en el rincón de la incomprensión; a ese muchacho que caminó por calles y ciudades envuelto por la deriva emocional de una larga adolescencia; a ese hombre que hoy soy; ingeniero de sistemas en desuso, pensador de temas inútiles, artista recurrente, fotógrafo persistente, diseñador web por gusto, escritor en momentos de desvarío, ermitaño, huraño, solitario, con matices de cascarrabias, amante del arte y la cultura, la música y el café.

Es en mí donde encuentro motivación, tan solo porque estoy vivo, tan solo porque respiro, tan solo porque he visto la luna, tan solo porque estoy… yo soy la razón de estar aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antonio de Villa

Antonio de Villa

Ingeniero de sistemas en desuso, pensador de temas inútiles, artista recurrente, fotógrafo persistente, diseñador web por gusto, escritor en momentos de desvarío, ermitaño, huraño, solitario, con matices de cascarrabias, amante del arte y la cultura, la música y el café.

Comparte

Facebook
Twitter
Email